Una de las cosas imprescindibles para montar a caballo, es hacerlo bien desde el primer paso, ya que podríamos hacernos daño con una mala postura, o no saber bien ni por dónde empezar.

Por eso es fundamental que acudas a una buena hípica, donde profesionales titulados te ayuden y te enseñen a montar correctamente, y sobre todo en el caballo adecuado según el nivel que tengas.

En este post te vamos a aportar unas nociones básicas sobre la indumentaria adecuada, la postura correcta que tienes que mantener para evitar lesiones, y la actitud correcta que hay que tener encima del caballo, como dejar atrás los miedos, etc…

 

Indumentaria correcta

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la indumentaria correcta para montar a caballo, para montar a caballo en invierno y la indumentaria para concursar en un concurso de saltos hípico.

Así que nos vamos a centrar en la indumentaria básica para dar una clase de equitación.

 

Casco y botas para montar a caballo

En primer lugar y lo más importante son el casco y las botas. El casco te va a proteger de cualquier caída que puedas tener.

Es importantísimo que sea de tu talla, que sea/esté homologado y siempre abrochado.

Las botas, es otro de los elemento de los más importantes a la hora de practicar la equitación, ya que llevar unas buenas botas de montar a caballo que se ajusten a tu tipo de pie te permitirá que se ajuste a la montura del caballo y que no se deslice el pie del estribo.

Chaleco protector

El chaleco de seguridad, en nuestra hípica es totalmente obligatorio para los más pequeños. Tiene que estar además, homologado y es muy importante porque protege a los más pequeños de golpes y evita posibles lesiones en las caídas.

 

Calcetines de montar

No es que existan unos calcetines apropiados solo para esto, pero si es recomendable la utilización de un calcetín alto y fino tipo media, hasta la rodilla, para que nos proteja de cualquier rozadura con el pantalón.

Pantalón de montar a caballo

Para estar lo más cómodos posibles y tener una buena monta es aconsejable utilizar pantalones que se ajusten al cuerpo y a la figura del jinete y/o amazona. Que sean sin costuras y de tejidos elásticos, que nos permita realizar cualquier tipo de movimiento con soltura encima del caballo y así evitar posibles heridas.

 

Guantes

Los guantes de montar a caballo es una prenda que su uso no es obligatorio, pero si recomendable, ya que ayuda a evitar posibles molestias y rozaduras a la hora de sujetar las riendas del caballo.

Es recomendable que sean ceñidos y se adapten a la perfección a las manos para evitar incomodidades y el agarre de las riendas sea firme y fuerte para poder trabajar bien.

¿Cómo subir al caballo?

Cómo subir caballo

Al principio, y desde abajo, puede parecer que subirse a un caballo sea una de las cosas más difíciles que haya, pero no es así, con un poco de práctica le cogerás el tranquillo enseguida.

Normalmente se hace por el lado izquierdo del caballo, colocando el pie izquierdo en el estribo, para pasar el pie derecho por encima de la grupa del caballo para colocarlo en el estribo derecho.

Podemos empezar las primeras veces a subir al caballo con un altillo, lo agradecerás y el caballo también.

Porque, sabías que…

“La costumbre de subir por el lado izquierdo del caballo, se debe a una costumbre y disciplina militar. Y es que los militares de caballería llevaban el sable a la izquierda para poder desenvainar con la mano derecha, por lo que siempre tenían que subir por el lado izquierdo del caballo, para que el sable no les entorpeciese al montar a caballo”.

Postura correcta

 

Postura montar caballo

Para estar bien sentado en el centro de la silla, debemos de estar sentados en el centro, de manera que podamos tener un buen equilibrio sobre el animal.

La espalda debe de estar lo más recta posible, con los hombros echados hacia atrás pero sin tensión, y bien relajados, al igual que los brazos y las piernas deben de ir sin tensión, con naturalidad.

Los codos tienen que ir bien flexionados, y las manos sujetando las riendas a ambos lados de la cruz del caballo, y con la uña del pulgar mirando hacia arriba, al estilo inglés.

Luego existe el estilo vaquero, en el que las riendas se sujetan únicamente con una sola mano sobre la cruz del caballo.

En cuanto a los estribos se calza con un tercio del pie, y es fundamental y muy importante que estén bien apoyados sobre el estribo pero tan solo la parte ancha y delantera de nuestros pies.

El talón se inclina hacia abajo, quedando más bajo que la parte de la puntera, que es la que llevaremos apoyada en el estribo.

De esta manera, a la hora de trotar podremos hacer más fuerza para levantarnos sobre la silla, y además en caso de caída, el pie quedaría más suelto y libre.

Hay que incidir mucho en la correcta posición de la cadera, ya que la cadera es nuestro centro de gravedad, la cadera tiene que estar derecha, ni tumbada hacia atrás ni inclinada hacia delante.

Para hacernos una idea más gráfica, deberíamos de crear una línea imaginaria entre cabeza, cadera y tobillo, que es donde se apoya toda la fuerza de nuestro cuerpo.

Actitud correcta

La actitud que tengas y que desprendas encima del caballo es imprescindible y fundamental, ya que va a ser un factor clave y decisivo de cómo se vayan a desarrollar los acontecimientos.

El nerviosismo que podamos desprender, sobre todo las primeras veces que subimos a un caballo, puede convertirse en nuestro peor enemigo. Si estamos inquietos, realizaremos movimientos inadecuados, dándole al caballo órdenes incorrectas, además de estar demasiado rígidos como para poder compenetrarnos como es debido y necesario con él.

Por ello, antes de montar y subirte a un caballo, respira hondo y confía en tu profesor, en las órdenes que te da, y en tu caballo. No hay nada mejor que una buena compenetración entre jinete y caballo.

No tengas miedo a caer del caballo

Puede pasar, el darse algún golpe cuando estamos aprendiendo a montar a caballo, como también puede pasar si estás aprendiendo a montar en bicicleta.

A no ser que estés dando un paseo por un terreno complicado, o intentes realizar algún ejercicio de más nivel del que posees, cosa que ningún instructor aprobaría, la caída suele quedar simplemente en un susto sin importancia.

Cuando montas a caballo en una pista cerrada, la arena amortigua el golpe.

 

Reacciones inesperadas

Hay que tener en cuenta que es un ser vivo, y como tal, puede tener reacciones inesperadas en cualquier momento.

Por ello, debemos de estar siempre atentos y preparados, para reaccionar de la forma adecuada cuando sea preciso.

Una vez arriba

Lo más importante una vez arriba es, dejarse llevar por el ritmo del caballo, y seguir sus movimientos. Adecuando la cadera al movimiento del caballo, conseguiremos ponernos cómodos a su ritmo.

Y sobre todo, disfrutar del paseo y del paisaje, montar a caballo es una de las mejores experiencias que existen y que experimentarás.